Ignacio Arriaga · 16/02/2024

Indiehackers, ¿humo o realidad?

Indiehackers, ¿humo o realidad?

Índice

Se denomina indiehackers a personas que construyen productos digitales, de forma un poco alternativa, para vivir de ellos. Suelen estar alejados de la forma tradicional de hacer negocios y es un colectivo que se asocia mucho al mundo de los nómadas digitales. Sobre el papel suena muy bonito pero, ¿es oro todo lo que reluce? Veamos.

Estos días se está haciendo viral un post antiguo de Hacker News, en el que alguien expresa su frustración a la hora de haber fracasado en varias ocasiones y haberse dejado guiar por las expectativas. En él afirma que lo ha intentado todo: construir una audiencia, conseguir clientes de pago, escribir contenido de alta calidad y contribuir a la comunidad pero que no ha sido capaz de llegar a ningún sitio. Y, sobre todo, afirma que hay una ola de influencers en Twitter que venden que todo es muy fácil de conseguir.

Lo primero, montar algo que funcione es muy difícil. El éxito empresarial sucede en muy raras ocasiones y siempre está acompañado de un montón de factores que lo hacen posible y no solamente de una buena ejecución.

Lo segundo, es cierto que hay una burbuja de gente que vende su éxito y que, en muchísimas ocasiones, esconde las miserias debajo de la alfombra. Siempre ha habido gente que vende la moto y ahora la hay mucho más. En muchos casos son poco más que unos charlatanes y, en cuanto se rasca un poquito, se pueden ver las costuras del asunto. Obviamente hay excepciones pero, como en todo, existe un sesgo del superviviente gigante y el mayor espacio lo consiguen los que han tenido éxito.

Los datos, la mejor herramienta contra los sesgos

Y como a esta comunidad, afortunadamente, le gusta la transparencia –aunque ya hemos hablado de que les gusta hasta que tienen un poco de éxito y luego deja de gustarles– vamos a analizar los datos que han hecho públicos en el mayor portal de IndieHackers.

El conjunto de datos a analizar contiene 6212 proyectos, que se organizan temporalmente como viene en la gráfica. Para no manchar los datos, he eliminado los que tenían una facturación de 0 que podríamos considerarlos más pajas mentales que proyectos. Como se puede ver, 2023 ha sido un de los años más activos en esta comunidad, yo creo que se han debido crear muchos proyectos al abrigo de la IA.

Ahora vamos a seguir por lo importante: los billetes. La facturación mensual media por proyecto es de 17951$. Lógicamente la media no es la mejor medida para hacer ese cálculo. La mediana muestra algo mejor la realidad: 400$ al mes. Hay que tener en cuenta que he eliminado los miles y miles de proyectos que estaban a cero. Veamos los datos:

Aquí podemos ver que la gran mayoría de proyectos se encuadran en la categoría que podríamos llamar los tiesos. De los 6212 solamente 2159 superan el salario mínimo interprofesional español. Y estamos hablando de facturación, ni siquiera de beneficios. Y, hablando de cosas ya medio serias, vamos a ver cuántos de estos tipos están haciendo una cantidad seria como podría ser más de un millón al año. Son 203 o lo que es lo mismo un 3.26% de los que han llegado a facturar algo.

¿Tener éxito solo desde la playa?

Vamos a centrarnos en los proyectos que tienen una facturación medio decente, superando los 10000 dólares mensuales, que son 779 proyectos. Veamos cuántos de ellos son un señor en la playa trabajando dos horas al día y cuántos son gente haciendo cosas en serio. Empecemos por el número de fundadores:

Clara victoria de los que fundan una empresa acompañados. Y no tengo nada contra los fundadores que se lo montan solos, pero es difícil montar algo grande sin buenos cofundadores. Ahora vamos a ver esta misma gráfica pero usando la métrica del número de empleados:

Aquí podemos ver que hay una correlación clara entre cuánto dinerito se factura y cuánta gente hay en el equipo. Yo siempre he dicho que el headcount es una métrica que no me gusta, pero la imagen de que estamos cada vez más cerca de ver empresas con un solo fundador y sin trabajadores que facturen 1 billion creo que es oportunista. Es posible que se llegue a ello pero serán casos anecdóticos. Acompañado se llega mucho más lejos.

¿Un millón en un año?

Ahora vamos a seguir con otro mito: el éxito en dos días. He leído a gente con mucha experiencia en proyectos B2B y la mayoría afirman que se tarda dos años en conseguir mil clientes desde que se vende el primero. Lógicamente hay casos en los que irá más rápido.

En la gráfica podemos ver que cada vez que nos acercamos en el tiempo el número de proyectos que superan la facturación de 10.000$ va bajando. Y eso es porque para llegar a esas cifras mensuales se necesita tiempo.

Lo cierto es que esos proyectos de IA que llegan a un millón de facturación de ARR, que nunca acaban de cobrar, porque cierran tres meses después ya que OpenAI se los ha ventilado no son la realidad. Pedidle a esos emprendedores que sacan esas gráficas que os enseñen su gráfica del churn. Tasas mensuales del 30% de cancelación. Proyectos que son flor de un día. Si das con la tecla puedes hacer buen dinero rápido, pero es difícil construir una compañía seria sobre esas premisas.

Volviendo al tema inicial

Una vez visto que los datos desmienten muchísimas de las cosas que promulga la comunidad bootstrappera twittera con tanta alegría, también quiero dar algunas opiniones finales sobre el tema:

  • Ser un indiehacker cuyo mercado son otros indiehackers es ir directo a la quiebra. Es mejor un mercado más numeroso y, sobre todo, es mejor un mercado que tenga dinero para gastarse en software.
  • Creo que la creación de audiencias vale para muchas cosas pero no es tan útil a la hora de vender software. El roadmap de créate una audiencia y véndeles algo funciona muy bien para infoproductos pero no tanto para vender un SaaS. Y no solamente lo creo yo .
  • Hay muchísimo "startup porn" que solamente cuenta tonterías. Hay que intentar evadirse de esas tendencias. La mayoría de la gente solamente cuenta las cosas positivas. Y es muy fácil decir: es que hay que contarlo todo. Pero a veces no puedes hacerlo. De lo que ves en las redes te deberías creer la mitad.
  • Montar un negocio es difícil. La probabilidad de que salga mal es grande. Y el que te cuente lo contrario o es un vendedor de crecepelo o es un caso entre un millón.
  • Hay que tener infinito cuidado con el sesgo del superviviente. Y voy a personalizar en Pieter Levels. El tipo es listo como una ardilla pero está ahí a pesar de que todo su código esté en un solo fichero php, no debido a ello. Obviamente se pueden aprender muchas cosas de su viaje, pero es uno entre un millón y las malas prácticas no siempre son el camino.
  • Se pueden hacer las cosas de mil maneras: puedes vender suscripciones o Life time deals, puedes tener inversión o no tenerla, puedes vender a un empresas gigantes o a pequeñas. Ningún camino es incorrecto en sí mismo y si alguien se muestra muy categórico contra algo, te está intentando vender su narrativa para que le compres alguna historia.
Si sabes lo que significa el número 83333, esta newsletter es para ti *

* Si no lo sabes pero te interesa el mundo del software: debes suscribirte y lo descubrirás inmediatamente.

Lo que dicen algunos de los suscriptores

A mí me resulta imposible leerme todas las newsletters a las que estoy suscrito (que no son demasiadas) pero Disaaster es una de las pocas cuya lectura semanal es obligatoria para mí. Aunque está centrada en SAAS, los retos que analiza y resuelve suelen ser comunes para cualquier otro negocio en internet. Si te interesa aprender sobre el go to market de un negocio en internet, te interesa todo lo que Arriaga te explica cada semana.

Juan Pablo Tejela, CEO Metricool

Ignacio Arriaga en su newsletter te va a contar las verdades del barquero, sin estruendo, a través de ejemplos concretos, explicando el cómo y el por qué.

Eduardo Manchón, CEO Mailtrack

Disaaster es mi newsletter de referencia en el mundo del SaaS. Contenidos muy directos y aplicables, todos los aspectos relacionados con crear y hacer crecer productos digitales y SaaS, desde la experiencia y sentido crítico del gran Ignacio Arriaga.

Juan Carlos Cortizo, CMO Product Hackers