Ignacio Arriaga · 17/06/2023

Micro-SaaS

Micro-SaaS

Índice

Hay una moda en el mundo del SaaS que consiste en crear microproductos, totalmente orientados a un nicho determinado y con una funcionalidad muy orientada a resolver un problema muy concreto. Se conocen como micro SaaS y están muy de moda en la comunidad de desarrolladores, pues al ser tan limitados pueden crearse con “poco” esfuerzo y con equipos pequeños o incluso de una única persona.

¿Por qué tienen sentido?

Ya hablamos en su momento acerca del unbundling , una técnica en la que se coge un negocio que funciona y se eliminan todas las funcionalidades accesorias para construir un producto mucho más sencillo que el original. Pues bien, construir un micro SaaS es llevar el unbundling al extremo máximo.

Muchos fundadores piensan que si intentan servir a un nicho pequeño del mercado, estarán dejando de lado el resto de mercado. Lo que no acaban de entender es que, si intentan crear un software generalista en lugar de específico, probablemente nadie quiera utilizar su producto.

También hay gente que tiene miedo de atacar un nicho demasiado pequeño. En ocasiones he escuchado que, si existe una conferencia para el sector que quieres atacar, existe un espacio suficientemente grande para crear un negocio.

Creo que, si hiciéramos las cosas bien, cada SaaS debería concebirse como un micro SaaS en sus orígenes . Un producto sencillo que permita resolver un producto concreto a un nicho de mercado determinado. Seguramente sea la definición perfecta de qué debería ser un MVP.

Estrategias para la creación de un micro SaaS

Cuando se quiere crear un software sencillo, lo lógico es hacer que solucione un único problema. Para ello hay que intentar centrarlo en un vertical concreto y no darle muchas vueltas a cuantas funcionalidades debe tener. A todos nos da bastante vértigo lanzar algo y queremos pulirlo y añadirle cuantas más cosas mejor. Pero eso es un error y más si contamos con un equipo pequeño o estamos trabajando en un side project. Hasta que no tengas usuarios reales, cuanto menos cosas haga tu software, mejor.

  • Estar centrado en un único sector, hace que la distribución de tu software sea mucho más sencilla. Podrás acudir a eventos de esa temática, estrechar mucho el margen de tus anuncios, crear contenido solamente acerca de un tema e, incluso, sacarte un listado de las empresas que trabajan en ese sector determinado y ofrecerles tu software uno a uno. Gran parte del presupuesto de marketing se va en descubrir cuál es tu cliente y dónde puedes contactar con él por lo que, si tienes esto solucionado, tienes mucho ganado.

  • Un micro SaaS no tiene por qué ser barato. No hay que confundir la sencillez del problema que se resuelve con el valor que se aporta al cliente. Si estás pensando vender software a menos de 10€ al mes, siento decirte que es una mala idea. Es posible que no puedas cobrar al nivel de un software enterprise, pero unas decenas de euros al mes es un ticket razonable para casi cualquier cosa. Además, el precio no suele ser un factor diferencial a la hora de comprar un software B2B.

  • Hay varios micro SaaS cuya versión inicial se realiza utilizando no-code. Herramientas como InvestorFuse o SendPilot facturan decenas de miles de euros al mes y están construidos sobre herramientas no-code. Es muy probable que, según avances en el tiempo, tengas que utilizar un desarrollo propio. Pero, quizás para una primera versión, el no-code puede ser una opción.

  • Muchos micro SaaS se apoyan en una plataforma para la distribución de su software. Utilizar las tiendas de aplicaciones de Shopify, de Salesforce o de Chrome puede ser un camino más sencillo para conseguir un alcance mayor. Lógicamente, es una idea que también tiene su contrapartida pues estaremos expuestos al llamado riesgo de plataforma. Una acción habitual es que las plataformas copian los productos que tienen más éxito y los incluyen en la funcionalidad core del producto.

Hay alternativas de micro negocios que escapan al ámbito de esta newsletter pero que pueden ser útiles como punto de partida para crear un SaaS. Un buen ejemplo sería el llamado content as a service, en el que se paga una suscripción para acceder a contenidos de pago. El mayor exponente son las newsletters de pago, como la de mis amigos Dani y Mario . Otra alternativa son los servicios productizados, que son suscripciones a tareas que realiza un freelance. Hay varios con relativo éxito en labores como contenido o diseño.

Además de ganar dinero, ¿son vendibles estos productos?

Aparentemente hay bastante mercado para la venta de productos de software. Hay distintos marketplaces para ofertar este tipo de productos, siendo el más famoso el de acquire . Además, los múltiplos son relativamente altos, a pesar de que las valoraciones se han corregido bastante en los últimos meses.

También hay pequeños fondos, llamados micro private equity, que se dedican a comprar compañías de este tipo para unirlas a su portfolio y crear una oferta de mayor valor para los usuarios, además de una estructura de costes más eficiente.

¿Es oro todo lo que reluce?

No todo es tan bonito como lo pintan. Montar un micro saas puede tener sentido pero es difícil tener éxito. Estoy bastante convencido de que los que más dinero están sacando alrededor de todo este mundillo son los que venden cursos para montar tu propio microsaas y las plataformas que hay para comprarlos y venderlos.

Existe muchísima literatura aspiracional sobre el tema, en la que te pintan que va a ser sencillísimo montar tu negocio. Lo que yo llamaría homeopatía emprendedora, que es un contenido por el que pagas un dinerillo al mes para pensar que estás intentando montar un negocio. Hay que tener en cuenta que el microsaas puede considerarse el punto de entrada al mundo del SaaS y los puntos de entrada son el mejor lugar para cazar incautos y sacarles la pasta .

El SaaS no es un ingreso pasivo. Un software requiere tiempo todos los meses, como mínimo para hacer mantenimiento y para dar soporte. Es un negocio demandante y, aunque los márgenes brutos son bastante altos, los márgenes netos –eliminando lo que cuesta captar los clientes y mantenerlos contentos– son mucho más ajustados.

Algunos ejemplos

A continuación algunos casos de éxito en formato micro SaaS. Nunca hay que perder de vista que siempre que se hace una lista de estas se está cayendo en el sesgo del superviviente, por cada caso de éxito que hay aquí, hay cientos de micro SaaS abandonados.

  • Carrd: : para mí es el ejemplo por antonomasia. Un tipo anónimo desarrollando a solas y contándolo en un hilo de Twitter. Un producto masificado –los creadores de webs– pero llevado a un nicho concreto –las webs de una sola página– hacen de este producto un mega éxito.
  • Plausible: : otro buen ejemplo de unbundling, coges un gigante como Google Analytics, eliminas el 99% de su funcionalidad y dejas lo más básico. Le enchufas un poco de storytelling contando lo malo que es Google y a facturar.
  • Buttondown: : un micro software para enviar newsletters que factura más de 15.000$ al mes. Su fundador ni siquiera se dedica a él a tiempo completo.
  • Referral Rock : un software para la creación de sistemas de referidos que ya factura más de 2M anuales.
  • WideBundle : una app de shopify para vender los productos en packs y permitir aumentar el valor de cada carrito. Una funcionalidad sencilla y bien resuelta y que factura más de 500k al año.
  • Leave me alone : un SaaS para gestionar tus suscripciones –y sobre todo tus desuscripciones– a newsletters. Facturan 75k al año.
  • Heyzine : crea una revista online con efecto de paso de páginas a partir de un pdf. Es española, creada por Albert . Más de 12.000 clientes. No os voy a contar lo que factura porque no se si lo comparte, pero mucho.
  • Tally : otro ejemplo claro de unbundling, coges Typeform, le quitas el 90% de la funcionalidad, cobras un 10% de lo que cobran ellos y a correr. Tienen 60k de MRR.
  • Potion : permite crear webs utilizando notion como CMS. Se vendió hace unos días por 300k dólares.
Si sabes lo que significa el número 83333, esta newsletter es para ti *

* Si no lo sabes pero te interesa el mundo del software: debes suscribirte y lo descubrirás inmediatamente.

Lo que dicen algunos de los suscriptores

A mí me resulta imposible leerme todas las newsletters a las que estoy suscrito (que no son demasiadas) pero Disaaster es una de las pocas cuya lectura semanal es obligatoria para mí. Aunque está centrada en SAAS, los retos que analiza y resuelve suelen ser comunes para cualquier otro negocio en internet. Si te interesa aprender sobre el go to market de un negocio en internet, te interesa todo lo que Arriaga te explica cada semana.

Juan Pablo Tejela, CEO Metricool

Ignacio Arriaga en su newsletter te va a contar las verdades del barquero, sin estruendo, a través de ejemplos concretos, explicando el cómo y el por qué.

Eduardo Manchón, CEO Mailtrack

Disaaster es mi newsletter de referencia en el mundo del SaaS. Contenidos muy directos y aplicables, todos los aspectos relacionados con crear y hacer crecer productos digitales y SaaS, desde la experiencia y sentido crítico del gran Ignacio Arriaga.

Juan Carlos Cortizo, CMO Product Hackers